trafico
Vehículos detenidos en la carretera de Alicún

TRÁFICO

Cuatro horas de caos circulatorio y conductores desesperados a la entrada de Roquetas

Cuatro horas de caos circulatorio y conductores desesperados a la entrada de Roquetas

La gran afluencia de público a los festejos taurinos, junto a las obras y la falta de aparcamientos en la zona de la Plaza de Toros, provocó ayer sábado graves retenciones de tráfico a la entrada a la ciudad, entre las seis de la tarde y las diez de la noche

Durante la tarde de ayer sábado la desesperación se ha adueñado de cientos de conductores con motivo de las graves retenciones de tráfico que se han registrado en la ciudad. Unos intensos problemas circulatorios que han persistido durante casi cuatro horas, entre las seis de la tarde y hasta pasadas las diez de la noche.

La gran afluencia de público a la corrida de toros, junto con las dificultades para buscar aparcamientos ha provocado que el tráfico en la ciudad se colapsara en el tramo final de la carretera de Alicún y el primer tramo de la avenida de Roquetas, así como en las zonas de la plaza de Toros (Avenida Curro Romero, calle Marconi, Avenida de la Aduana) y el apeadero de autobuses (avenida Curro Romero y Camino El Cañuelo).

Los problemas han comenzado a generarse cuando el aparcamiento de tierra habilitado entre la Plaza de Toros y los juzgados de la ciudad se ha completado. A partir de entonces, con decenas coches tratando de entrar a esta zona para buscar aparcamiento y decenas tratando de salir tras resultarles imposible aparcar, el colapso ha comenzado a generarse. Al festejo taurino se le han añadido las obras que se están realizando en la zona, junto a la afluencia de visitantes a la feria de Santa Ana, en uno de sus días de mayor concurrencia.

Muy poco han podido hacer los efectivos de la Policía Local, ante el gran volumen de tráfico. Efectivos policiales han cortado parte la rotonda cercana al pabellón Infanta Cristina para evitar el giro hacia la avenida Curro Romero en dirección a la plaza de Toros. Algo que ha aliviado el colapso circulatorio pero que no ha conseguido solucionarlo.

 

Cuatro horas de caos circulatorio y conductores desesperados a la entrada de Roquetas