alhambranievas-23112016

DEPORTE

La mejor árbitra de rugby del mundo estudió en Aguadulce

La mejor árbitra de rugby del mundo estudió en Aguadulce

La colegiada Alhambra Nievas vivió en Aguadulce de los 14 a los 18 años, donde cursó Bachillerato y COU. Sus padres siguen viviendo en el municipio

Alhambra Nievas ha sido nombrada recientemente como la mejor árbitra de rugby del mundo en 2016 por World Rugby. El año pasado estuvo a punto de conseguir este premio, hecho que se cristaliza ahora en una temporada en la que sobresale su arbitraje en la final de rugby 7 femenino en los Juegos Olímpicos de Río, en la que Australia venció a Nueva Zelanda.

Alhambra Nievas pasó parte de su vida en Roquetas de Mar, en Aguadulce, de los 14 a los 18 años, donde cursó los estudios de Bachillerato y Cou. Alhambra Nievas, nacida en Granada, como denota su nombre, se ha labrado una exitosa carrera deportiva en el rugby. Primero como jugadora y desde hace diez años como colegiada.

Además de estos logros, Alhambra Nievas ha recibido la Medalla de Bronce de la Real Orden del Mérito Deportivo. Reconocimiento que otorga el Gobierno a los mejores deportistas de la temporada propuestos por el Consejo Superior de Deportes. Alhambra comparte sus recuerdos en el municipio y repasa su trayectoria.

¿Cuál es su relación con Roquetas de Mar?

Viví en Aguadulce desde los 14 a los 18 años. Estudié en el IES Aguadulce el BUP y COU. Mis padres siguen viviendo allí y voy a visitarlos.

¿Qué recuerdos tiene de su paso por el instituto?

Es parte de mi vida y mi educación. El profesorado y compañeros hacen que tenga grandes recuerdos de esa etapa.

¿Cuándo empezó su relación con el rugby?

Cuando me fui a Málaga a estudiar Ingeniería de Telecomunicación. Unos amigos de la residencia me comentaron que había equipo, me generó curiosidad porque he sido muy deportista y me enganché desde el primer entrenamiento.

¿Cuándo y por qué se convirtió en árbitra?

Una compañera de equipo y amiga me pidió que echara una mano en una concentración de categorías de base. Me lo pasé muy bien y me permitía estar implicada con otra visión, así que lo compatibilicé hasta 2012 que tuve que decidir colgar las botas para dedicarme en exclusiva al arbitraje.

Pitar una final de los Juegos Olímpicos tiene que ser una de las mejores experiencias que se pueden tener a nivel deportivo en la vida.

Es el mejor momento de mi vida deportiva. Los JJOO es un sueño para cualquier deportista y para los árbitros como deportistas también. Nunca lo olvidaré. 

Tengo entendido que arbitra partidos masculinos, ¿cómo es la experiencia y cree que podría ser algo más habitual en otros deportes como el fútbol?

Pues no termino de entender por qué se ve como algo distinto a pitar categoría femenina. El deporte es para personas y la complejidad a la hora de pitar no la da el sexo, la da el nivel técnico-táctico del partido. No deberíamos hacer distinciones porque hacemos la misma función. 

Y como colofón a su éxito ha sido nombrada como la mejor colegiada del mundo. ¿Qué sintió?

Una inmensa alegría...., aún estoy procesándolo.

También va a ser la primera mujer asistente en un test match (partido internacional).

Sí...., es un momento en el que se están derribando barreras. Ojalá un día hablemos de personas, de trabajo, de rendimiento y de ilusión, no de sexos. 

¿Cuáles son sus retos a medio plazo?

R: Mi objetivo fundamental es poder estar en la Copa del Mundo de 2017 en Irlanda, para eso debo tener un rendimiento bueno y consistente durante esta temporada.

La mejor árbitra de rugby del mundo estudió en Aguadulce