SUCESOS

Vertidos de aguas residuales en la playa de Aguadulce

Vertidos de aguas residuales en la playa de Aguadulce

La rotura del emisario submarino de la playa de La Ventilla provoca que miles de litros de aguas residuales de Roquetas se estén vertiendo hora tras hora en estos momentos a apenas 100 metros de la playa

En estos momentos miles de litros de aguas residuales se están vertiendo a apenas 100 metros en el interior de la línea de costa en la playa de La Ventilla, en Aguadulce. La rotura del emisario submarino localizado en esta playa del municipio está provocando que miles de litros de aguas residuales de la ciudad no desemboquen a una profundidad de 34 metros y a 1.500 metros de distancia de la línea de costa, sino tan solo a 100 metros y a una profundidad de apenas 5 metros.

La situación está provocando quejas vecinales. Unas quejas que, incluso, llegaron este jueves, 24 de noviembre, al pleno municipal, donde el grupo Izquierda Unida se interesó por las acciones que deben de llevarse a cabo para subsanar dicha rotura.

Vídeo-denuncia Un grupo de vecinos, aficionados al submarinismo, se sumergieron en el mar con una cámara para grabar y acreditar fehacientemente la rotura. En el vídeo se puede observar como una gran cantidad de agua turbia es expulsada al mar desde el emisario a apenas cien metros de la playa de La Ventilla de Aguadulce, tal y como puede constatarse una vez que el buzo sale a la superficie. 

Paseo de Los Baños Roquetas vierte sus aguas residuales, después de ser tratadas en la estación depuradora (EDAR), al mar a través de dos emisarios submarinos. El primero de ellos está localizado frente al Paseo de Los Baños y el segundo frente a la playa de La Ventilla, en Aguadulce. Los emisarios son unas tuberías que discurren por el fondo marino hasta kilómetro y medio de distancia de la costa y expulsa las aguas residuales en el mar.

Dispersión en el mar La función de estas infraestructuras (conducciones submarinas) consiste en verter al mar, lejos de la costa, el agua debidamente tratada en las depuradoras de los sistemas de saneamiento de los municipios costeros, contribuyendo así a su dilución y dispersión en el medio marino receptor. Esto permite preservar la calidad de las aguas litorales, teniendo en cuenta que estos emisarios adentran unos kilómetros en el mar. Sin embargo, para que esto sea realmente así es necesario que sean vertidas a mucha distancia de la costa. Algo que no está ocurriendo ahora.

Vertidos de aguas residuales en la playa de Aguadulce